Crear un sitio web hace varios años que ha dejado de ser un misterio, una misión imposible. Hoy en día es muy simple y cualquiera lo puede hacer, especialmente usando WordPress. Voy a tomar esa tecnología para este ejemplo.

En esta entrada te voy a contar cómo crear un sitio web en 3 pasos:

  1. Registrar un dominio
  2. Elegir un servicio de alojamiento (hosting)
  3. Instalar WordPress
  4. Elegir un tema (theme) para el sitio e instalarlo.

1. Registrar un dominio

Antes de decirte cómo elegir y registrar un dominio para tu sitio, quiero reforzar algunos conceptos que sé a veces no están del todo claros y que, además, me tomé el trabajo de buscarlos en internet y me costó bastante encontrar lugares donde esté explicado de manera clara y concisa.

¿Qué es un dominio?

Un dominio es ese alias que permite que entremos a sitios de internet con nombres como “google.com”, que resultan más amenos que “64.233.169.99”, que vendría  a ser la dirección IP del sitio.

Lo que hablamos se puede comprobar ingresando “64.233.169.99” (sin las comillas) en el navegador, ya que esa es la dirección IP de… ¡claro, de Google!.

Pero no nos vamos a meter mucho más adentro en ese terreno. Sólo quería que quede claro ese concepto y además reforzar el hecho de que:

El dominio es una parte importante de la imagen de tu marca en internet Click To Tweet

Así que es muy recomendable tomarse el tiempo necesario para pensar en uno. En breve voy a dar algunos consejos para ayudar en ese proceso, que recomiendo no tomarse a la ligera.

¿Cómo está compuesto un dominio?

Un dominio está compuesto por tres partes:

  1. El nombre (ejemplo: “google”
  2. La identificación del tipo de dominio (ejemplo: “com” para sitios del tipo comercial)
  3. La identificación del país (ejemplo: “ar” para Argentina).

Una aclaración: cuando incluimos “http://” o “www.” ya estamos hablando de una URL. Para el ejemplo que venimos analizando, la URL sería: http://google.com.ar.

Entonces, además de elegir el nombre de dominio, hay que analizar si tu sitio va a tener un carácter comercial (.com), educativo (.edu), informativo (.edu) o algún otro de los tantos que hay. Además, vas a tener que pensar si querés que el sitio resida en algún país en particular o si querés que la dirección sea global, por lo que no estarías usando alguna extensión de país en particular, como si habláramos de “google.com”.

Un ejemplo de selección de dominio

Como ejemplo para ayudarte en este proceso, analicemos el dominio de este sitio que estás visitando: decidí usar “marianocadeneau.com”, en donde el nombre del dominio “marianocadeneau” refuerza mi nombre y apellido como marca personal y el “.com” es porque es un sitio del tipo comercial, no porque hoy tenga algún tipo de lucro, sino porque no descarto esa posibilidad para el futuro.

Registrando el dominio

Bien, ya sabés qué es un dominio, cómo está compuesto y tenés algunos consejos para elegir el correcto para tu sitio pero, ¿cómo lo podés registrar? Bueno, eso depende de si lo vas a registrar en algún país en particular o globalmente. Veamos:

  • Para registrar un dominio en Argentina, hay que hacerlo a través de http://nic.ar. A octubre de 2016 el costo es de $220, ya se para un alta o renovación.
  • Para registrar un dominio internacionalmente hay infinidad de compañías distintas que te permiten hacerlo. Una de las opciones más económicas es namecheap, pero encontré más intuitivo el proceso de contratación y gestión de los dominios en GoDaddy, que además tiene el sitio y soporte 100% en español.

2. Elegir un servicio de hosting

Ýa tenés el dominio para tu sitio, pero todavía te falta contratar un servicio de hosting para alojarlo junto con todo su contenido en internet. Hay numerosos aspectos a tener en cuenta a la hora de contratar un alojamiento, así que voy a destacar los que me parecen más importantes para que puedas darte una idea.

Panel de Control

Desde el panel de control vas a administrar gran parte de lo referido a tu sitio: cuentas de correo, backups, bases de datos, entre otros. Por eso es vital que el panel sea fácil de usar y que esté bien adoptado en el mercado, ¿por qué? Bueno, si la herramienta es usada amplia y mundialmente, entonces cada vez que tengas algún problema (digámosle “desafío), te va a resultar más fácil encontrar soluciones, ya que vas a tener una comunidad “de tu lado”.

Ahora bien ¿Cuál fue el panel que me dio los mejores resultados? Cpanel, sin lugar a dudas. Es uno de los más utilizados globalmente y es un producto excelente.

Sistema Operativo

Te vas a encontrar principalmente dos opciones de sistemas operativos sobre los que van a correr los servidores: Linux y Windows. El primero es de código abierto y eso implica que no hace falta pagar licencias para usarlo y por eso los servicios de hosting sobre servidores Linux te vas a encontrar que son más baratos.

Los casos en que puedas necesitar que sitio esté alojado en un servidor Windows son más que puntuales, así que ni lo dudes e inclinate por un Linux.

Espacio en disco

Este punto es importantísimo: fijate muy bien el espacio en disco que te ofrezca un servicio de hosting, porque conozco compañías que ofrecen planes bien económicos con muy poco espacio, de manera que ni bien montás tu sitio y empezás a agregarle contenido, ya tenés que actualizar tu plan por uno más caro o irte a otro lado. Pero, como para el usuario promedio el trámite migración a otro hosting es demasiado complejo, ellos saben que van a retener a esos usuarios en la mayoría de los casos.

¿Cuál es entonces el tamaño en disco recomendado? Va a depender del tipo de sitio que tengas, pero para la gran mayoría, 5 GBs van a ser más que suficientes. Para muchos, como los que son tipo institucionales, hasta 2 GBs lo son, pero un blog luego de un par de años puede crecer bastante en tamaño, te lo digo por experiencia.

Transferencia mensual

En principio, te cuento que muchas compañías te van a ofrecer transferencia mensual ilimitada, pero desde ya te digo que “ilimitado” es imposible. Apuntá a compañías con respaldo, bien reconocidas, que puedan darte el servicio que necesitás si tu sitio empieza a crecer y en algún momento la transferencia mensual supuestamente ilimitada se ve comprometida.

Acordate que muchas veces, lo barato sale caro. Click To Tweet

Soporte técnico

Te puedo asegurar que a menos que tengas mucha experiencia previa en estos temas, en los primeros meses probablemente necesites interactuar bastante con el servicio técnico del hosting. Por eso, es muy importante que, si no dominás bien el inglés, la compañía que contrates te brinde soporte en español y que puedan responder a tus solicitudes ágilmente.

Además, muchas compañías líderes te ofrecen soporte 7x24 y para mí eso es un gran plus frente a la competencia. Muchas veces, tenés algún problema en el sitio y si tu hosting sólo da soporte Lunes a Viernes de 9 a 18, te podés quedar todo el fin de semana con el sitio caído y a mí la verdad que eso no me hace gracia.

Precio

Y claro, dejamos lo mejor para lo último. El precio siempre es un factor a tener en cuenta, pero tratá de que no sea el principal. Analizá bien todos los puntos anteriores y luego si querés elegí la más barata entre las opciones que cumplan con el básico para tus necesidades.

¡No elijas un servicio de hosting sólo porque es el más barato! Click To Tweet

3. Instalar WordPress

Instalé WordPress numerosas oportunidades, tanto en sitios propios como de clientes y realmente es un proceso más que simple. Te voy a contar de las dos opciones que he usado:

One-click install

La instalación con un click es ofrecida por un gran número de servicios de hosting, es muy simple e ideal para quienes están comenzando en el mundo web. Recomendada.

5-minute install

Si no te convence la instalación “automágica”, esta otra opción es más que interesante: son muy pocos pasos y el único paso un poco más complicado que encontré es la creación de la base de datos. El paso a paso ya está documentado en el sitio oficial de WordPress, así que no lo voy a repetir acá. Eso sí, más adelante voy a armar un tutorial más detallado de todo esto que te estoy resumiendo en este post.

4. Elegir un tema para el sitio

WordPress tiene algo que es excelente para cuando uno está comenzando y es que se puede hacer esta instalación tan simple de la que te acabo de contar y luego instalar un theme (o “tema), que es como el esqueleto del sitio. Sobre esa base podés luego generar los contenidos, aplicar diseño, imágenes, textos, secciones y otros componentes de manera asombrosamente sencilla.

Básicamente, te vas a encontrar con temas gratuitos y pagos, te voy a contar las características principales para que sepas qué podés encontrarte en un caso o en el otro.

Temas gratuitos

Los temas gratuitos son una gran opción para comenzar a experimentar y amigarse con WordPress. Tenés una infinidad para elegir para todo tipo de gustos y necesidades. Veamos los pros y contras:

Pros:

  • El costo (nulo)
  • Se puede instalar y probar para ver si es de nuestro agrado y cumple con nuestras expectativas.

Contras:

  • Son menos customizables que los temas pagos
  • En general el soporte en caso de problemas técnicos es bastante limitado y en caso de customizaciones suele ser nulo
  • Es frecuente que en algún momento el autor discontinúe el tema y no recibas nuevas actualizaciones.
Si vas a elegir un tema gratuito, te recomiendo que busques uno de autores reconocidos y con buenas referencias de los usuarios.

Temas pagos

Si podés invertir en un theme pago, la diferencia es significativa y creo que vale la pena. Los costos de estos varían según el autor. Para que no te vuelvas loco en Google, vas a encontrar en Theme Forest un gran catálogo de opciones.

Pros

  • Son en general mucho más customizables y, según el autor, a veces hasta pueden orientarte para hacer esas customizaciones por tu cuenta.
  • El soporte del autor/es está garantizado en la gran mayoría de los casos.
  • Las actualizaciones, también.

Contras

  • Tienen costo. Gran punto en contra.
  • Si lo compraste, lo instalaste y no te gustó, difícilmente vas a poder recuperar tu dinero.

 

Acerca de Mariano Cadeneau

Ingeniero en Sistemas de Información con más 10 años trabajando con herramientas tecnológicas para facilitar proyectos. La misión de Mariano es ayudar a emprendedores y pequeñas empresas a mejorar su presencia en el mundo online para que puedan alcanzar a más clientes.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

Contactar